Mantenimiento de ascensores para los edificios

Es inconcebible nuestra vida sin ascensores. Son imprescindibles en nuestro día a día sobre todo cuando tenemos que subir a una planta alta de un edificio, cuando no se tiene tiempo y llega tarde, o incluso ante los problemas de movilidad de muchas personas. En estas líneas conoceremos la evolución del ascensor a través de los tiempos.

La primera referencia que tenemos del ascensor se encuentra en la obra del arquitecto romano Vitruvio, que, en sus textos, hace referencia a Arquímedes (s. III A. C.) como el primer inventor del ascensor. Estos elevadores tenían un sistema muy primitivo y consistían en cabinas que se sostenían con cuerda y eran tiradas por animales o incluso hombres para ponerlas en funcionamiento.

Posteriormente, en el año 1000, Ibn Khalaf al-Muradi, en el Libro de los Secretos, describe el uso de un aparato como sistema de elevación, pero con la finalidad de subir peso en él y destruir construcciones. Ya entrado el siglo XVII se pueden ver en Inglaterra y Francia los primeros prototipos de ascensor.

Si bien los ascensores ya mencionados utilizaban sistemas basados en los mecanismos de una grúa para ascensores neumaticos, se empiezan a patentar sistemas de transmisión a tornillo, lo que empieza a cambiar la tecnología y el futuro de los ascensores. El primer modelo construido para transportar a personas lo patenta Ivan Kulibin y se instala en el Palacio de Invierno de Moscú en 1793. Más adelante, varios ascensores se instalan en Moscú y, en 1823, se inaugura uno en Londres.

El hecho que marca la evolución del ascensor es el invento del estadounidense Elisha G., que diseño el primer ascensor con un sistema dentado que servía para amortiguar la caída en caso de que fallara el cable que lo sostenía. Esta mejora en seguridad aumentó el éxito del invento.

Aumentó el uso de los ascensores, ya que las personas confiaban cada vez más en este invento. Pasado un tiempo, Elisha G. creó una empresa de fabricación de ascensores y patentó uno que funcionaba con vapor en 1861. La empresa del estadounidense existe en la actualidad y es la mayor compañía de ascensores y escaleras mecánicas del mundo.

En 1846, William Armstrong, cambio el ascensor accionado por vapor por las máquinas hidráulicas, que empezaron a funcionar en 1870. Este ascensor funcionaba mediante un pistón pesado, que se movía en un cilindro mediante la presión del agua o aceite que producían las bombas.

Los ascensores eléctricos, como se conocen hoy en día, se empezaron a utilizar en el siglo XIX gracias al invento del alemán von Siemens en 1880. Este alemán añadió el motor eléctrico en los ascensores. A su vez, la cabina que tenía el motor debajo podía subir gracias a engranajes de los piñones giratorios. En 1887, se inventó otro ascensor con motor eléctrico, pero en este caso funcionaba mediante un tambor que se enrollaba en la cuerda de izado. En los siguientes años, se usaron ascensores con engranaje de tornillos que conectaban el motor con el tambor.

Los ascensores evolucionaban cada vez más. En 1949, la figura del ascensorista cambia y se instala un mando automático. Además, se instalan más medidas de seguridad en las puertas. En 1957, las puertas dejaron de ser manuales y se convirtieron en automáticas, como puede ver hoy en día.

Todas estas innovaciones fueron de gran ayuda para crear los ascensores que utiliza en la actualidad y se encuentra en la mayor parte de edificios altos de todo el mundo.

España es el país de Europa con más ascensores. Hay más de un millón de ascensores funcionando actualmente. Este hecho hace que se creen muchos empleos y se alcancen cifras de negocio muy altas. La estructura de los edificios y viviendas ha hecho que se conviertan en fundamentales para la vida y estén por delante de Estados Unidos, Italia o Francia en materia de elevadores.

El ascensor, como lo vemos hoy en día, está compuesto por una cabina, la cual está sujeta a una armadura que se mueve de manera vertical por un motor.

Comparte este post....Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn