¿Vale la pena reparar un pequeño electrodomestico?

El mundo de los repuestos de electrodomésticos es muy amplio. Toma en cuenta estos criterios antes de decidir si vale la pena reparar ese artefacto dañado.

Los aparatos electrodomésticos nacieron con el objetivo de facilitar nuestras actividades cotidianas. Cocinas, refrigeración, limpieza y belleza, entre otras, son algunas de las áreas en las que ayudan a ahorrar de tiempo y proveen confort.

¿El problema? Pues, que no son eternos. Con los años estos aparatos se deterioran y requieren de acciones reparatorias que le permitan continuar con su funcionamiento.

En ocasiones puedes sentir la necesidad de desechar el aparato y sustituirlo por otro con miras a evitar tener que llevarlo donde un especialista.

Pero, existen varios motivos por los que conviene que solicites la reparación de tus electrodomésticos antes de pensar en tal sustitución. Estos son algunos de ellos se encuentran:

1.- Ahorro de dinero

Por supuesto que siempre dependerá en primer lugar de tu situación personal. Pero, alargar la vida útil de un aparato con la compra de repuestos electrodomésticos y su respectiva reparación será de mucha ayuda a tu bolsillo,

Adquirir un producto nuevo requiere que inviertas al menos 20 o hasta 30 veces el valor de un repuesto y su reparación. Si quieres conseguir una mejor relación costo beneficio, es recomendable ampliar la utilidad de tus equipos o dispositivos.

La sustitución de alguno de estos aparatos puede necesitar modificación de estructuras o trabajos de bricolajes. Esto representará un costo adicional que tal vez no tengas previsto.

La recomendación es que pienses si este es el mejor momento para invertir más por un producto nuevo o si puedes darle una segunda oportunidad a ese viejo artefacto que te ha sido tan útil hasta ahora.

Así podrás destinar ese dinero para algún aspecto de tu vida de mayor relevancia en este momento.

 

2.- Calidad

Otro motivo por el que debes pensar en considerar reparar el artefacto, es porque los electrodomésticos más económicos que se fabrican hoy en día, suelen tener menor calidad que los anteriores.

Es muy común escuchar a los especialistas en la materia hablar sobre las bondades que pueden tener algunos electrodomésticos nuevos con respecto a los viejos en cuanto a funcionalidad, por motivos de innovación.

Sin embargo, la durabilidad y el funcionamiento de los aparatos que tenemos en casa tienden a ser mucho mejor.

Los fabricantes, debido a su naturaleza, buscarán siempre hacer más con menos para mostrarse más competitivos en el mercado. Y gracias a esto algo o alguien debe sacrificarse, por lo que lo más común es que se trate de la calidad de los artefactos.

De allí que no resulte descabellado pensar en elegir lo bueno por encima de un bajo precio.

La recomendación es que consultes con un especialista si tu artefacto puede tener una segunda vida con la compra de algunos repuestos electrodomésticos, y un buen servicio de reparación.

En Repuesto Domestic conseguirás tendrás el diagnóstico a domicilio y de manera gratuita, así que puedes contactarnos ahora mismo por cualquiera de nuestros canales de atención.

 

3.- El Medio Ambiente

Si te preocupan los recursos naturales, esta puede ser otra razón por la que debes considerar reparar antes que comprar un dispositivo o artefacto nuevo.

Según Statista en España, entre 2014 y 2017 la facturación por ventas de electrodomésticos pasó de 471 a 684 millones de euros, lo que representa un aumento de 45% en tan solo 3 años.

Para la fabricación de estos aparatos electrodomésticos se utilizan una cantidad enorme de recursos naturales tales como bronce, petróleo, cuarzo, hierro y carbón.

No es que comprar esté mal, por el contrario estos niveles de ventas demuestran poder adquisitivo y eso está muy bien, pues describe el flujo de la economía.

Pero, si controlamos un poco el uso desmedido de estos recursos, podemos mejorar nuestra relación con el planeta y ofrecer mejores condiciones a otros seres vivientes en él.

 

Conclusiones

A través de los recambios de electrodomésticos puedes darle una segunda vida a los aparatos que utilizas en casa o en la oficina.

En muchas ocasiones te verás tentado a sustituir de buenas a primeras dichos artefactos, pero la recomendación es que antes de hacerlo evalúes estos tres criterios

  1. Ahorro de dinero. Al comprar uno nuevo necesitas invertir una cantidad que puede multiplicarse por 20 o 30 con respecto al requerido para la reparación.
  2. Calidad. Los aparatos de años anteriores suelen tener mayor durabilidad que los más económicos de la actualidad, debido a que las empresas buscan hacer más con menos para mejorar su competitividad.
  3. Medio Ambiente. Cada vez que adquieres un nuevo dispositivo o artefacto, consumes recursos naturales que han sido dispuestos para la creación de ese servicio que te proveen. Lo ideal es realizar un control inteligente que redunde en la mejora de nuestra relación con el planeta.

La recomendación es que consultes con especialistas que te ayuden a determinar si puede ser dada una nueva oportunidad a cualquier de estos aparatos. Así obtendrás los beneficios a largo plazo.

Si te ha gustado este artículo y crees que puede ser de utilidad para otra persona, compártelo ahora mismo. Y si tienes alguna duda sobre nuestros productos y servicios, puedes dejar un comentario

Comparte este post....Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin