Instalar normas adecuadas en la organización de eventos

Durante cada uno de aquellos meses del año debemos, el cien por cien los humanos, que elaborar el menu y colocar los cubiertos, a excepción de los humanos y mujeres que por factores de trabajo deban cenar en restaurantes.

Este hábito de poner la mesa puede ser un protocolo cotidiano que se realiza apresuradamente (la verdad ha sido que con un par de platos, un vaso y dos cubiertos, debe valer). Hay que analizar el aspecto de los cubiertos, un desayuno tomado en un velador original y gusto es más cómodo. El peor inconveniente que existe ha sido la escasez de tiempo, estamos demasiado tiempo lejos de casa y cuando llegamos nos encontramos agotados y no tenemos tiempo de confeccionar los cubiertos, y menos con todos los matices que exige un velador con buena organización. Pero también es realidad que con actitud debemos conseguir una forma inolvidable.

Un hule continuamente limpio, unos platos y vasos limpios y unos cubiertos bien lavados son los pilares de una mesa correctamente preparada, si a esto le sumamos un ramo de flores en el lugar, incluso un centro con frutas de diversos tipos, haríamos una labor insuperable con la presentación de la mesa.

En el caso que necesitemos una comida con comensales, se complica mucho, ya que hay que cuidar los detalles con pulcritud y no improvisar. A la hora de colocar un velador correctamente existe una colección de normas que no se pueden violar, si necesitamos que nos feliciten por aquel detalle. También hay normas exactas con objeto de poner la cena, con objeto de la continuación de comidas, la composición del menú y diversos especificaciones a los que tenemos que observar escrupulosamente.

Trasteros Alcobendas

En un almuerzo en casa, el velador ha de ser fácil, pero dado que se ha expuesto previamente alegre. El mantel a poner, va a ser de diferentes modelos desde de un único aspecto, inclusive los floreados ó los multicolor, obedece bastante de la decoración de tu piso, ha sido importante poner mas bajo del tapete un plastico que cuide el velador de los lamparones y de los posibles arañazos que ocurriera encima de la tabla. El paño se coloca, con un pliegue, encima o a la diestra del plato. La presentación de los tenedores y cuchillos continuamente ha provocado dudas, en efecto, a la derecha del plato se prepara la cuchara y el cuchillo, el cuchillo debe tener la hoja orientada al plato. A la zurda pondremos el tenedor con los pinchos enfocados boca arriba. Los cubiertos del postre se sitúan de forma horizontal encima del plato. En un almuerzo familiar usamos un solo vaso, existen momentos que 2, 1 para la bebida y otro para el agua. Sobre el velador solemos dejar continuamente un jarrón de agua y una botella de vino, la baguette cortado en cachos, en ocasiones colocamos una vinagrera con sal y pimienta. Este tema para no necesitar saliendo continuamente hasta al horno.

En un acontecimiento gastronomico con otros asistentes, la mesa posee gran relevancia y es apropiado cuidar al máximo cada uno de los particularidades, para no quedar mal. En dichas ocasiones en el momento de elegir el tapete, es apropiado combinar con la cubertería, la comida y el género de ornamentación del comedor donde sucederá el evento. En relación a los cubiertos se presenta uno enfrente de cada comensal con la servilleta a la derecha o en el centro. Colocamos solamente los cubiertos del 1er servicio y los del rodaballo, los demás se incorporaban conforme nos disponemos a ir cambiando platos, los tenedores y cuchillos de helado se organizan encima del plato, si hay tenedor es recomendable tener las puntas apuntando hacia la diestra y si se tiene cuchillo el borde necesita colocarse a la izquierda. En las comidas de mucha exclusividad se consiguen montar los platos cuando presentan el pastel. A la hora de las reuniones gastronómicas con invitados, el número de vasos aumenta. Cuanto más relevante sea el acontecimiento, más vasos es apropiado poner, el nº máximo de vasos ha sido de 4 y se disponen de la siguiente forma: de izquierda a diestra, de frente a la punta del cuchillo situamos el de agua, a su derecha el de cerveza, seguido del que utilizamos para el vino blanco mientras que acabamos a la hora de el envase de champán. El chusco se ubica a la izquierda del asistente, nunca a la derecha. Eso además ha creado equívocos en gran cantidad de miembros. Cuando acudimos a alguna boda, se restituirá el chusco cuando se agote. El vino para una comida de invitados nunca se presenta alrededor de la mesa, también que se traslada en un mueble aparte.

Trasteros en Alcobendas

Si queremos añadir un platito de pates, acontecimiento poco corriente solo en cenas de bastante reputación se realiza ello. Preparar a la zurda del invitado, colocaremos un cuchillo pequeño apoyado en el platito, de manera que el puño constituya un ángulo recto con los tenedores y cuchillos que se haya en nuestro lado izquierdo.

Para ornamentar una mesa no tenemos leyes imprescindibles, aquí tendremos que emplear nuestra fantasía, lo principal supone recurrir a ornamentaciones bastante complicadas que sean de mal gusto. Los aspectos apropiados son las plantas ubicados en las mesas, para que no dificulte apreciar a los comensales, imagínense un ramo de flores de poco más o menos 90 cm, con un gran diámetro, no nos permitiría observar a la gente que se encuentran de frente a nuestro sitio y menos entablar una charla. Además debemos de impedir que destaque el olor de las frutas, podría existir invitados que no les agrade el olor ó inclusive que sean alérgicas. También se pueden montar centros de frutas con vistosidad, ó un plato decorativo de metal que haga que la mesa disponga de un aspecto elegante.

Uno de los matices importantes con objeto de que la velada prodría ser un buen acogimiento era como ponemos a los comensales en el lugar, como regla general en estas mesas grandes. Los organizadores se sitúan ambos enfrente, lados la mesa. A la derecha de la mesa se ubica el sujeto con el que existe más compromiso y a la izquierda el segundo en importancia. A la diestra del comensal justo enfrente ubicamos a la esposa del invitado de más importancia y a la izquierda el posterior en importancia. El resto de invitados se ubican alternativamente depende de su consideración y edad, de forma que esos que cuenten con menor relevancia estan más lejos de los dueños del hogar.

Trasteros Madrid

A la hora de presentar las viandas, en primer lugar al sujeto destacado, después nos dirigimos a la acompañante del organizador, seguidamente al resto de consortes. Después de concluido el servicio al sexo femenino iniciaremos con los señores empezando por el invitado más fundamental y finalmente por el anfitrión. Tenemos supuestos en las cuales no existe nadie más relevante que otro, en dichos asuntos empezaremos por la acompañante más antigua.

En el momento de servir los diferentes alimentos en la mesa, podemos analizar, que la bandeja se ofrece en todas las ocasiones al sujeto por la zurda, solamente de esa forma se posee de una mayor facilidad de giros con la mano contraria que casi siempre es la derecha y hará posible presentar con mejor agilidad.

El primer servicio, o bien una sopa ó un caldo, además pasta, a diferencia del resto de platos que se prepararán mas tarde, se colocan en el servicio. Es bastante necesario que la ubicación de los distintos delicias en las centros, va a ser demasiado colocada, para que los asistentes consigan servirse sin dificultad. La carne se elabora en al horno y se presenta en las bandejas en rodajas, no obstante, el salmón se pone a los invitados en la fuente con la cola hacia la diestra y la cabeza hacia la zurda. El vino y el agua se colocan cada vez por la derecha.

Trasteros en Madrid

La sobremesa la mayoría de las veces se ofrece al final de la comida, en el momento que el velador se haya limpio de los restos de pan, con el recojedor de migas, incluso recojemos los cuchillos y tenedores y vasos que ya no sirven durante la sobremesa, con la sobremesa además serviremos los vinos suaves y una bandeja de fruta donde pondremos el lava dedos repleto de agua, que se situará a una parte del invitado.

Otro punto a destacar, es que los cafés y los combinados no se toman en la mesa ni en el lugar donde hemos comido, además que se presentan en otro habitáculo de del domicilio, cuando los invitados ya se han ido del espacio.

Los platos con cocinados calientes que se calientan primero de servirlos a la mesa, sobre todo si se ha elaborado con mantequilla ó manteca de cerdo.

Cuando ubicamos los individuos los servicios en el servicio, damos a entender que se ha concluido de cenar.

El éxito de la comida con nuestros sujetos, va a depender de la selección de la carta, hacedlo de forma inteligente, por que si no hay servicio, hay que coger cocinados que no acarreen un desplazamiento contínuo de la cocina, y un desbarajuste en la mesa, que daría lugar a un desasosiego en el seno de los individuos.